Las oportunidades en el sector de la alimentación dependerán de la transformación digital

El sector de la alimentación frente a la transformación digital
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El sector de la alimentación ha sido uno de los que en menor medida han sufrido el confinamiento decretado a raíz de la pandemia de COVID-19. Sin embargo, esto no implica que no se haya visto afectado, ya sea por el cierre de la hostelería y la inactividad en el sector turístico, o por algo que resulta muy interesante de cara al futuro de numerosos negocios: por la apertura a nuevos canales de compra y a nuevos hábitos de consumo.

Por lo tanto, se abre un periodo realmente apasionante para innovar en un sector que tradicionalmente ha ido por detrás de otros más tecnológicamente avanzados. Eso sí, esta innovación no solo se circunscribirá a las tiendas y retailers que atienden a los clientes finales, sino que deberá darse en toda la cadena de suministro, desde el agricultor hasta el consumidor.

Innovación y transformación digital

Como ya he comentado en anteriores artículos, la innovación y la digitalización han de ser los pilares sobre los que hacer evolucionar los negocios. En el sector de la alimentación hay una importante oportunidad de transformarse y adaptarse a los cambios que ya se venían produciendo, pero que con la situación que estamos viviendo, se han acelerado hasta tal punto que los viejos modelos se están viendo superados por los acontecimientos.

Eso sí, cuando hablo de innovación, lo hago a todos los niveles, desde la producción, hasta la distribución y venta. A fin de cuentas, el objetivo siempre ha de ser satisfacer las necesidades y demandas de los clientes, ya que serán ellos los que marquen el futuro de los negocios.

Entrando más de lleno en cómo la tecnología ayuda en las diversas fases del negocio, se me ocurren unos cuantos ejemplos:

  • Facilita la trazabilidad del producto, mejorando así la cadena de valor. Esto además aportará información esencial para ahorrar costes.
  • Digitaliza los stocks y la producción. Así se controla todo el proceso de venta al tiempo que es posible adelantarse a las necesidades de los consumidores y a la posible escasez de productos que están siendo muy demandados.
  • Mejora los CRM, es decir, hace posible un mayor conocimiento de los clientes en todas las fases. A fin de cuentas, cuando una empresa les conoce a la perfección, se convierte en un socio/proveedor fundamental.
¿Cuál es el mejor CRM para implantar en tu negocio?
  • Racionaliza los gastos. La tecnología también ayuda a analizar qué costes pueden disminuir y qué gastos fijos han de aminorarse para que el negocio no avance con un importante lastre. Este hecho se antoja muy importante en los próximos meses si tenemos en cuenta que los grandes retailers (hipermercados, supermercados…) y las tiendas deberán reducir su aforo considerablemente, una medida que afectará directamente a la facturación si no se tienen en cuenta otros canales de venta.
  • Posibilita la omnicanalidad, ampliando así el espectro de negocio y las opciones de llegar a unos consumidores que están cambiando sus hábitos.

Omnicanalidad

Precisamente esta adaptación omnicanal podría decirse que es el quid de la cuestión. En el sector de la alimentación no se ha avanzado de igual modo que en otros donde, por poner un ejemplo, se ha apostado mucho más por la compra digital. 

Con el nuevo escenario en el que estamos inmersos, el canal digital es uno de los que más protagonismo está acaparando, y eso que muchas empresas se han visto abocadas a utilizarlo sin apenas experiencia y sin conocer perfectamente a sus clientes.

Eso sí, cuando hablamos de nuevos canales no solo lo hacemos de usuarios que se desenvuelven bien con la tecnología. Muchas personas de avanzada edad que nunca han comprado por Internet y para las que supone un reto casi insalvable están optando por la compra vía telefónica, es decir, llamando a los call centers que algunas compañías han puesto en marcha para atender esa demanda.

En este sentido, la voz se ha convertido en el elemento capaz de romper la brecha digital. No en vano, las búsquedas online mediante la voz se han multiplicado gracias a la mejora de los asistentes digitales, cuya Inteligencia Artificial está haciendo de ellos una de las herramientas más empleadas (y que más crecerán).

Manuel Jurado, CEO de 67 Pulsaciones

Por lo tanto, la activación de todos esos canales es la vía por la que se transitará a partir de ahora, dando lugar a nuevos modelos de negocio que no se limiten a un proceso de ventas tradicional, sino que apuesten por la innovación, por enfatizar sus valores de marca y, aunque suene reiterativo, por conocer mejor a los clientes, de manera que incluso puedan hacerles recomendaciones y guiarlos a partir de sus deseos.

Hábitos saludables en la alimentación

Cabe señalar también que se prevé que los consumidores sigan optando por hábitos vitales más saludables. Por lo tanto, tanto el branding como los valores de cada negocio habrán de tener en cuenta esta tendencia y, claro está, potenciarla. 

De este modo, para las empresas del sector de la alimentación se abren nuevas oportunidades de reinventarse en las que pueden conducir a sus clientes al respeto por el medio ambiente y a la adquisición de productos más saludables que pueden acompañarse con otros complementos de vida sana (fitness, yoga…) que numerosas startups están trabajando en la actualidad.

Cambio en toda la cadena

Como he apuntado anteriormente, el cambio no solo deben hacerlo los comercios que trabajan de cara al cliente final, sino también los agricultores y ganaderos. Considero que muchos de ellos no se han dedicado a crear mercado y marca y solo se han limitado a depender de subvenciones. Pues bien, ahora cuentan con las herramientas para llegar al cliente, para dar valor a sus productos y para comenzar una transformación digital que les pueda rendir mejor y obtener mayores beneficios. Y es que la capacidad de innovar está a su alcance.
En definitiva, el sector de la alimentación se encuentra en un momento clave para transformarse y encontrar nuevas oportunidades en los cambios que están solicitando los propios consumidores. Pero esto solo lo lograrán mediante la innovación y la adaptación omnicanal, pues son las herramientas para lo que realmente importa: ofrecer más calidad, más servicio y mayor atención.

Manuel Jurado, Director General de 67 Pulsaciones

Suscríbete a nuestra Newsletter

Y recibirás las últimas noticias sobre marketing, transformación digital e innovación.

¡LO QUIERO!