¿Qué es un producto mínimo viable y cómo crear el tuyo?

pmv
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Definición de Producto Mínimo Viable (PMV)

El producto mínimo viable es un término acuñado en 2001 por Frank Robinson y se refiere a un producto con suficientes características para satisfacer a los clientes iniciales, a los conocidos como early adopters, y proporcionar retroalimentación para comprobar la aceptación y viabilidad de nuestro modelo de negocio.

¿Qué aporta el PMV?

Esta metodología Lean es crucial en un escenario incierto como el actual, caracterizado por el constante cambio tecnológico y en los comportamientos de los clientes. El PMV permite saber a cualquier organización, independientemente de su tamaño, si una idea puede llevarse a cabo hasta el final o debería cambiar su rumbo, según las necesidades del consumidores.

Por regla general, un PMV es a menudo menos caro que seguir estrategias de pruebas convencionales de mercado. En éstas se invierten tiempo y dinero en implementar un producto antes de lanzarlo al mercado. Esto en último término puede traducirse en mayor resistencia y menor “flexibilidad” para cambiar de modelo de negocio en el caso de que fuera necesario. Mientras, con el MVP se obtiene un producto que realmente se ajusta al mercado gracias a la validación de nuestros posibles clientes. Esto significa menos esfuerzo y, por tanto, menos tiempo, coste y recursos.

¿Por dónde empezar?

De geniales ideas está el mundo lleno pero estas grandes ideas muchas veces no se traducen en éxitos comerciales ya que, el valor que los emprendedores creen que aportan al cliente no es el valor que el cliente está demandando o por el que está dispuesto a pagar. Por este motivo, el primer paso es preguntarte si existe un mercado para el producto que quieres desarrollar.

Una vez hemos confirmado que existe espacio, debemos diseñar un producto con las mínimas características y exponerlo, a través de diferentes técnicas como, por ejemplo, entrevistas personales, a nuestros potenciales clientes. El objetivo: aprender lo que el usuario necesita con el objetivo de realizar múltiples iteraciones del producto de cara a tener éxito en el mercado y aceptación entre los usuarios sin invertir mucho dinero.

El PMV está vigente hasta que logra ajustarse al mercado

Para obtener el máximo de información, hay que seguir métricas cuantitativas y también cualitativas con el fin de obtener datos tan importantes como si al potencial cliente le gusta o no, si estaría dispuesto a recomendarlo o incluso a pagar más por él o menos.

Pero no solo eso, también es conveniente disponer de datos de usabilidad o de mejoras que lleven a desarrollar aún más el producto y afinarlo para que funcione mejor en el mercado. Ese tipo de información permite ir estableciendo y variando las hipótesis del modelo de negocio con muy poco gasto. Una vez encontrada una verdadera oportunidad con esa experimentación es el momento de dar por finalizado el PMV e invertir en terminar de desarrollar el producto. Es decir, convertir ese producto mínimo viable en un producto definitivo para comercializar en el mercado.

Caso de éxito PMV de Pepitas de Granada

Hay múltiples ejemplos de la viabilidad de esta metodología, pero en 67Pulsaciones|The Business Agency tenemos los nuestros, como el caso de éxito de Pepitas de Granada.

Se trata de una empresa agricultora de cultivos de granadas que se vio en la encrucijada de transformar su negocio, debido al bajo precio de su producto en el mercado y a los inconvenientes de la estacionalidad de la producción y del uso y la forma de consumo. En esta tesitura, la empresa contempla en la idea de liofilizar la granada un posible negocio.

Pero, ¿cómo materializar esta idea sin incurrir en inversiones innecesarias y cometer posibles errores en la conceptualización y comercialización?

Siguiendo una metodología Design Thinking y Agile, 67Pulsaciones propone el lanzamiento de un PMV que permita sacar al mercado un producto testado previamente por consumidores finales. Así, genera todo un plan de negocio, que contempla desde el nombre de la empresa, el producto, target, imagen, posicionamiento, plan de márketing, precio y comercialización hasta el lanzamiento.

Con esta filosofía, 67Pulsaciones| The Business Agency ha ayudado a crear un negocio rentable en siete meses, reduciendo al mínimo la inversión, con un ahorro estimado de 420.000 euros, y lanzar al mercado un producto que gusta y se adapta a las necesidades actuales del mercado.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Y recibirás las últimas noticias sobre marketing, transformación digital e innovación.

¡LO QUIERO!