¿Qué es la metodología OKR?

Metodología OKR
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

OKR son las tres letras que conforman las siglas de Objectives and Key Results (Objetivos y Resultados Claves), una de las metodologías que más se están utilizando para la consecución de objetivos empresariales en los que participan todos los miembros de una organización. 

Ha sido empleada con éxito por algunas de las mayores compañías del mundo. De hecho, se hizo popular porque Google la introdujo en sus procesos de gestión (aunque ya la venía empleando la tecnológica Intel). Y claro está, el gigante de Internet y su constante crecimiento no se caracteriza por pasar inadvertido.

Alinear el trabajo

Como hemos mencionado, la principal aplicación de esta metodología pasa por alinear la estrategia de una empresa centralizando el enfoque de los objetivos y consiguiendo unir a todo el equipo en el camino hacia su consecución. De ese modo no solo se logran crear mayores sinergias, sino que además aumenta el compromiso de los miembros, se mejora la comunicación y se enfocan los esfuerzos en una meta común. Para ello, utiliza metodologías ágiles destinadas a mejorar la productividad y fomentar la creatividad, de tal modo que haga crecer a todo el equipo (tormentas de ideas, design thinking…).

Un gran objetivo anual y varios trimestrales

El primer paso de la metodología OKR es definir los objetivos que la empresa quiere alcanzar. En este sentido, hay que hacer un ejercicio de análisis y saber dónde se desea que el negocio esté dentro de un año. Ese será el objetivo anual en el que enfocar los esfuerzos.

Pero como se trata de una meta a medio plazo, la empresa también tiene que marcarse objetivos trimestrales (o en otros intervalos similares de tiempo) que resultarán esenciales para alcanzar ese objetivo final. Además, no han de ser muchos y habrá que priorizar aquellos que resulten más importantes. 

Cabe señalar en este punto que no todos los objetivos sirven. De hecho, han de tener unas características que no se deben pasar por alto. Deben ser: cuantificables, personales, medibles, motivadores, que demanden acciones concretas y que puedan tener un seguimiento constante.

En este punto hay que señalar que en 67 Pulsaciones empleamos esta metodología en nuestro Plan de Co-Creación Virtual Post Covid, donde trabajamos con las empresas para “definir objetivos mediante metodología OKR que nos permita aterrizar la estrategia global en objetivos inspiradores y objetivos cuantitativos -no más de tres- , resultados claves y métricas claras -no más de cuatro-”, explica Carmen González, directora de Estrategia y Operaciones.

Los resultados clave

Tal y como adelanta la propia Carmen, el siguiente paso será definir los resultados clave, es decir, aquellos que indicarán si el trabajo que la empresa lleva a cabo está transcurriendo en la dirección correcta para alcanzar los objetivos. 

En este proceso es esencial emplear métricas basadas en KPIs, ya que serán las que ayuden a cuantificar si los resultados están siendo los esperados o, en cambio, a pesar del esfuerzo la empresa no consigue transitar hacia el objetivo final. De hecho, si no hay medición no se puede saber si hay un avance adecuado.

Asimismo, como tercer punto se han de designar las acciones que hay que realizar para conseguir esos resultados clave que acerquen al objetivo final. Se desarrollan a lo largo de un periodo de tiempo determinado y son las que nos guían hasta la fase final del proyecto.

Ventajas de la metodología OKR

La metodología OKR supone una gran herramienta para que las empresas aborden y consigan objetivos estratégicos. Y como resumen podríamos decir que destaca por:

  • Definir objetivos específicos y muy claros.
  • Involucrar a toda la organización y no solo a los líderes. Es decir, el equipo al completo trabaja en la definición de dichos objetivos, creando importantes vínculos entre los integrantes.
  • Trabajar con plazos cortos, lo que supone un evidente empuje para lograr el cambio deseado.
  • Alinear a todo el equipo en un propósito común.
  • Asegurar el trabajo en acciones prioritarias para la empresa.
  • Promover el cambio cultural que requieren las organizaciones con el objetivo de adecuarse a lo que el mercado demanda.
  • Aportar una transparencia que ayudará a que las aspiraciones sean comunes a todos los miembros de la empresa se involucren y se sientan identificados.

Si necesitas saber más sobre la metodología OKR y acerca del modo en que puede ser implementada, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Evaluaremos la situación de tu empresa y cómo puede evolucionar.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Y recibirás las últimas noticias sobre marketing, transformación digital e innovación.

¡LO QUIERO!