La inteligencia de negocio, clave para la transformación digital de las empresas

PrevNext

La inteligencia de negocio, clave para la transformación digital de las empresas

inteligencia de negocio
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin


Internet ha posibilitado que las empresas obtengan un volumen de información extraordinario sobre sus clientes actuales y potenciales. Miles de millones de datos (Big Data) que proceden de diferentes fuentes y que se presentan en distintos formatos y que pueden llegar a saturar si no se aplica Inteligencia de Negocio.


Sin embargo, estos datos apenas tienen valor si no se aplican procedimientos que permitan extraer conocimiento de los mismos que soporte la toma de decisiones. Un informe de Deloitte muestra que el 90% de los datos que se generan hoy en día están desestructurados, por tanto, extraer conocimiento es clave para el negocio.

Inteligencia por y para el negocio


El Business Intelligence o inteligencia de negocio no es un concepto nuevo. Las organizaciones siempre han intentado obtener ‘inteligencia’ de los datos y de la información que tenían, aunque por métodos más rudimentarios.

Hasta hace unos años, esta información residía en hojas de Excel, que se trabajaban por departamentos dentro de la organización, por lo que el beneficio, en el caso de que lo hubiera, se ceñía exclusivamente a esa área del negocio.

Hoy, este análisis se realiza mediante herramientas de software avanzadas, que no sólo permiten a las empresas reducir el tiempo invertido en este proceso, sino que, además, proporcionan esa ‘inteligencia’, que se almacena en un repositorio común, de forma que el proceso de toma de decisiones sea más rápido y eficaz, y dote a la empresa como un todo, de una mayor agilidad para competir en el mercado.

Tener una visión integral de la evolución de la compañía en base a los indicadores de rendimiento (KPIs) más importantes para el funcionamiento de la organización (cuadro de mandos integrado) es fundamental para el análisis y la gestión de la información pues, sólo así se consigue tener un control constante de lo que está pasando en la empresa y se puede corregir al momento aquello que no esté funcionando correctamente.

La importancia de la decisión informada


Según una investigación de la Universidad Estatal de Ohio, hasta el 50% de las empresas que han fracasado lo han hecho debido a una decisión crítica equivocada. Y es que, aunque parece propio de siglos pasados, teniendo en cuenta las herramientas con las que contamos en la actualidad, la mayor parte de decisiones comerciales se toman en base a factores como la intuición personal, las experiencias, la educación, la historia, las emociones y los sentimientos viscerales.

Tomar decisiones informadas no es un tema baladí pues, en la economía 5.0, los requerimientos para el análisis de información son muy exigentes, el número de alternativas disponibles es mayor, el coste de los errores administrativos puede ser muy grande y el acceso a la información necesaria para la toma de decisiones puede ser compleja.

En este contexto, surgen los Sistemas de Información para Ejecutivos, pensados para apoyar el proceso de toma de decisiones de los directivos de una organización, presentando información relevante y usando recursos visuales y de fácil interpretación, con el objetivo de mantenerlos informados.

Soporte a una toma de decisiones vez más compleja y rápida


En la actualidad, todo ocurre a un ritmo trepidante, la tecnología avanza vertiginosamente y el mercado es cada vez más dinámico e inestable, además, hay más competencia, la información se ha multiplicado y el tiempo que se tiene para decidir es cada vez menor. En esta tesitura, la toma de decisiones, parte esencial en la existencia y supervivencia de las organizaciones, se vuelve cada vez más compleja.

Disponer de Sistemas de Soporte de Decisiones (DSS) puede facilitar el proceso, al proporcionar información fiable y actualizada, que, a través de modelos matemáticos y estadísticos avanzados, permiten descubrir patrones ocultos para, por ejemplo, diseñar mejores campañas de márketing, optimizar la cadena de suministro, orientar mejor los productos a mercados específicos, etc.

Por ejemplo, en el caso de los retailers, un mayor entendimiento de los hábitos de compra de los clientes del que obtener patrones de conducta, les permite desarrollar ofertas personalizadas y atraer a nuevos consumidores. Se estima que las empresas que son capaces de hacer esto superan a sus competidores en un 85% en el crecimiento de sus ventas.


Se calcula que en poco tiempo habrá más de 3.200 millones de usuarios hiperconectados, lo que se traduce en miles de millones de datos que, sólo a través de una gestión óptima, pueden reportar importantes beneficios para las empresas. Esto significa avanzar hacia un nuevo modelo de organización, ya bautizada como ‘inteligente’ , que haga una integración real de los datos que les permita mantenerse como líderes en sus mercados, al ser capaces de crear valor, fruto del resultado de buenas decisiones y del uso eficiente y efectivo de sus recursos y capacidades.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Y recibirás las últimas noticias sobre marketing, transformación digital e innovación.